Los detenidos – desaparecidos

El infierno era un CCDTyE de tránsito, por allí pasaban antes o después de su secuestro los detenidos desaparecidos  del CCDTyE E Vesubio, ubicado en La Matanza, cercano al Regimiento de Infantería N° 3 de la Tablada. Los testimonios de los sobrevivientes permitieron identificar sólo a una pequeña cantidad de compañeros  de todos los que por allí pasaron. El periodo abarca desde octubre de 1976 hasta marzo de 1977. Esos mismos testimonios hablan de una cantidad de 30 detenidos en forma permanente y de una rotación continua.

Acuña, Federico Matías RamónFederico Matías Ramón Acuña

Su madre era de apellido Ramos Mejía. Su tío era el ministro de Economía de la dictadura, Alfredo Martínez de Hoz. Él, militante del peronismo montonero, proveniente de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias). Solía usar el seudónimo “Damián Barrios”. Cayó detenido en marzo de 1977 durante un operativo fabril. Fue visto con vida antes de su asesinato en los CCD, “Puente 12” y “El Banco”. El uruguayo Juan Enrique Velásquez Rosano, compañero de infortunio, aún tiene grabado en su memoria lo que Federico les dijo a los que con él compartían la celda: “Ustedes perdónenme, pero yo voy a tener que provocar a los guardias porque quiero que me maten; yo no quiero seguir viviendo y la única forma es provocarlos; si ustedes la ligan, perdónenme, pero yo quiero que me maten”. Entonces se golpeó la cabeza contra las paredes, puteó a la guardia, les gritó, armó un tremendo escándalo y, efectivamente, terminaron matándolo. Su compañero “Tito”, que compartió militancia en la zona de Florencio Varela y Quilmes, recuerda de él, “que era de contextura muy chica. Siempre enérgico en sus acciones y de segura convicción en sus actos”.

Avelino, AlejoAlejo Avelino

Nacido en Bahia Blanca, tenía  33 años cuando fue  secuestrado en Lanus el 21 de enero de 1977. Era delegado de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). 

Barry, Enrique RodolfoEnrique Rodolfo Barry

“Henry”. Militante peronista y montonero, secuestrado-desaparecido el 23 de octubre de 1976 a la edad de 25 años. Sus compañeros le decían “Pingüino”. En otra acción armada también secuestraron y mataron a su compañera Luján Susana Papic. Enrique Rodolfo es hermano de Juan Alejandro Barry. Ambos fueron criados en el seno de una casa de clase media acomodada de Adrogué con ascendencia británica. Su padre era un abogado fuertemente antiperonista y la madre, ama de casa, fue voluntaria a la causa de los Aliados en la SGM. Ana Maria Papiol (Talita) recuerda de ese Adrogué que ya no existe más, que cuando cursaban 4º año de Bachillerato en el Nacional, fundaron el Movimiento Estudiantil Renovador (MER), con el fin de replantear la disciplina de la escuela, sacar los celadores, la formación al entrar, el canto a la bandera y dedicarse más al estudio de las revoluciones rusa, mexicana y cubana.

Borzi, Oscar IsidroOscar Isidro Borzi

“Cacho” Borzi fue desaparecido el 30 de abril de 1977 en su casa en Lanús, en presencia de su mujer y sus tres pequeños hijos varones. Montonero en la Columna Sur de la CGT de la Resistencia, había pertenecido a la Juventud Trabajadora Peronista (JTP) y era delegado del gremio del vidrio de la fábrica en que trabajaba. Era capataz, técnico matricero. Nunca permitió que se echara a ningún compañero trabajador. Se quedó en el país porque decía “El que se va es un traidor”; peleó hasta lo último porque siempre aclaraba que “sino a mis hijos que ejemplo les dejo”.  En la tortura no le arrancaron ni una palabra, ni un nombre, ni un gesto conciliatorio.

Chidichimo, Ricardo DaríoRicardo Darío Chidichimo

Lo apodaban Kalin. Secuestrado-desaparecido a la edad de 27 años, en la localidad de Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires. Ocurrió el 20 de noviembre de 1976. Visto en la Brigada de Investigaciones de Avellaneda antes de su asesinato. Estaba casado. Era meteorólogo. Militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) y máximo responsable de la misma en la facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Católico practicante, sumó su esfuerzo y acción al peronismo montonero. Como a Ricardo no se le llegó a entregar su título universitario de grado, la Universidad de Buenos Aires se lo concedió a sus familiares en el año 2006 en acto público. Su mamá Nélida fue Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Caballero, Modesto OresteModesto Oreste Caballero

Chofer de colectivo secuestrado el 21 de enero de 77. Correntino 35 años . Identificado en el 134. Delegado de UTA.  Secuestrado en Lomas de Zamora. Chofer en la línea 9. Era correntino y tenía 35 años, cuando  fue secuestrado el 21 de enero de 1977 en la localidad de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires. Era chofer de la línea 9, y delegado  de la Unión Tranviarios Automotor, fue secuestrado junto a Avelino Alejo. Ambos fueron vistos en el CCD El Infierno que funcionaba en la Brigada de Investigaciones de Lanús.

Congett, Jorge LuisJorge Luis Congett

“El Abuelo”. Nacido el 17 de septiembre de 1951. Trabajaba en la Municipalidad de La Matanza y participaba de las actividades de Caritas en San Justo, ayudando a los más necesitados. Católico practicante. Peronista. Secuestrado-desaparecido el 20 de noviembre de 1976. Hijas, nietos, yernos y compañeros en un nuevo aniversario de su desaparición forzada (año 2013) lo homenajearon con un obituario en “Pagina 12” que transcribía el poema de Bertolt Brecht que termina diciendo que los que luchan toda la vida –como lo hizo él- son las imprescindibles.

De Rafaelli,  SilviaSilvia De Rafaelli

Le decían la Cucu. Nacida el 3 de septiembre de 1948 en Capital Federal. Fue azafata. Se casó con Alejandro Parejo. Ambos eran  maestros. Habían empezado a estudiar Veterinaria y Agronomía, pero se pasaron a Sociología. Militaban en Montoneros. Silvia fue secuestrada-desaparecida el 28 de diciembre de 1976, en su casa de Ereñú 362, Villa Tessei, partido de Morón, provincia de Buenos Aires, cuando contaba con 28 años de edad y dos hijos. Ese día a la hora de la siesta, Alejandro volvía a su casa en bicicleta y fue testigo involuntario del secuestro de su señora. “Yo llegaba a casa y me pasaron dos autos: vi una Chevy roja y creo que el otro era un Falcon oscuro, adentro había 4 personas y en el Chevy iban cinco: en el asiento de atrás, iba una mujer entre dos hombres que señala la casa”. De Raffaelli fue vista en el CCD El Vesubio antes de su asesinato. Habiendo sido torturada, nada, absolutamente nada, de todo lo que ella conocía fue afectado, lo que habla a las claras de su indoblegable convicción política. Alejandro pudo salir del país.

Galeano, HéctorHéctor Armando Galeano

Lo fueron a buscar a su casa de La Matanza el 17 de noviembre de 1976. Contaba con 41 años de edad. Era el presidente de la Cooperadora de la Escuela Nº 6 “Nuestra Señora de la Merced” de Villa Constructora en la localidad de San Justo, provincia de Buenos Aires. Sindicalista en FOETRA, había militado en la Lista Marrón de los Telefónicos. Hizo lo propio en el Partido Peronista Auténtico y en Montoneros.

Holdt, CarlosCarlos Holdt
Jaramillo, Luis AdolfoLuis Eduardo Jaramillo

Detenido-desaparecido el 29 de noviembre de 1976 en la localidad de Quilmes, provincia de Buenos Aires, al salir de la fábrica de termotanques Saiar donde trabajaba como obrero y era un referente obligado de sus compañeros trabajadores, en los problemas gremiales con la empresa. Jaramillo, ciudadano chileno de 42 años, vivía desde 1959 en Argentina, junto a su esposa y seis hijos. Físicamente era muy menudo, delgado y bajito. Ese día se retiraba de la fábrica para siempre y había pasado a cobrar una indemnización con la que pensaba poner una relojería. Era un especialista en relojes, concertista de piano y sabía varios idiomas; es que lo habían educado los Jesuitas. Ese día, la patronal le tendió una trampa y luego de pagarle, lo marcó y lo entregó a la Brigada de Investigaciones de Lanús que se lo llevó y le robó el dinero cobrado. Testigos de su calvario, dijeron que en un momento del interrogatorio que le hicieron a Jaramillo se le corrió la venda y pudo ver entre sus “interrogadores” a uno de la empresa, de la jefatura de personal de la fábrica. Ahí firmó su propia sentencia de muerte. Jaramillo como la gran mayoría de los trabajadores argentinos era peronista. Mientras estuvo detenido, hasta antes de su desaparición definitiva,  la gente del barrio en que vivía, hacia partidos de fútbol y juntaba algo de dinero para darle de comer a su señora y los seis purretes indefensos. Además el carnicero les daba la carne, el lechero la leche, el panadero el pan: todos ayudaban como podían. Pasaron los años y nunca Luis Adolfo volvió con vida. Una de sus hijas, Verónica, tiene claro los por qué de aquella ausencia definitiva: “Creo que por pensar fueron castigados. Creo que fueron perseguidos, torturados, asesinados, por pensar, por defender ideales. Y mi papá también tenía su ideal. Él defendía la justicia, el salario, la dignidad. Ese fue su ideal. Si murió por eso fue por una causa justa. En la fábrica, él no tenía la función de delegado, pero defendía su salario y el de sus compañeros, ellos lo consultaban porque era mayor y tenía experiencia. No se dejó pisotear nunca y no permitió que pisotearan a los otros trabajadores. Nunca fue injusto con los demás y tampoco permitió que los demás fueran injustos con él. Creo que esa es una buena enseñanza que nos dejó”. Sus restos fueron encontrados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en una fosa común del cementerio de Avellaneda, en octubre de 1990. El 16 de marzo de 1991 su familia le dio cristiana sepultura en el cementerio de Ezpeleta. Ese día todos sus compañeros de trabajo de aquella época, e inclusive los trabajadores más jóvenes que sabían de él por lo que le contaron los más viejos, la gente del barrio que lo conoció, todos, absolutamente todos se hicieron presentes. La misa, la concelebró el Padre Luis Farinello y el Padre Daniel que era de la parroquia del barrio.

Jurado, Graciela IreneGraciela Irene Jurado

Tenía 30 años cuando fue secuestrada en La Plata en una carnicería el 5 de octubre de 1976. Trabajaba en el Instituto de Previsión Social como jefa de la División Incorporación de la Dirección de Prestaciones, Beneficiarios del Departamento de Inclusiones. Graciela fue perseguida por la Triple A, a partir de un acto por los fusilados de Trelew realizado en agosto de 1976. Por ese motivo se fue de la casa de sus padres a vivir con una compañera de militancia.

Kaseman, ElisabethElisabeth Kaseman

La socióloga Elisabeth Käsemann nació el 11 de mayo de 1947 en Gelsenkirchen, Alemania. Fue asesinada en Argentina el 24 de mayo de 1977, a la edad de 30 años, después de haber permanecido más de 8 semanas desaparecida. Luego de un escandaloso y humillante negociado impuesto por militares argentinos, sus restos mortales fueron trasladados a Alemania. Su familia tuvo que pagarle US$ 26,000 a los militares que la asesinaron para poder “rescatar” el cadáver de Elisabeth. Fue enterrada el 17 de junio de 1977 en Lustnau, Tübingen. Elisabeth realizó sus estudios primarios y secundarios en Göttingen y en Tübingen durante los años 1954 a 1966. Como tenía una fuerte sensibilidad social y política, Elisabeth organizó en su Colegio en Tübingen un “Club de discusión política”. Posteriormente estudió Sociología en la Universidad Libre de Berlin, donde se vinculó a intelectuales socialistas alemanes y latinoamericanos. A fines de 1968 Elisabeth Käsemann viajó hacia América Latina, estableciéndose en Buenos Aires, Argentina, donde apoyó al movimiento barrial y a los trabajadores obreros en sus esfuerzos por la justicia social. Durante los años 70, Elisabeth ayudó a personas amenazadas de muerte a huir de Argentina, facilitándoles documentos falsificados y sacándolos del país. El  9 de marzo de 1977 Elisabeth  fue secuestrada. Posteriormente fue llevada al campo de concentración conocido como “El Vesubio”, en la zona de La Tablada, provincia de Buenos Aires,y que estaba bajo la dirección del Mayor del ejército Pedro Durán Saenz.  En “El Vesubio” la tuvieron detenida hasta la noche del 23 de mayo de 1977, cuando juntamente con otras 15 personas fue separada del grupo de prisioneros y trasladada a un lugar desconocido para ser asesinada. Los nombres de las 16 personas que fueron sacadas de “El Vesubio” aparecieron publicados en los diarios en los días siguientes, el 26 de mayo, como terroristas muertos en enfrentamiento con efectivos militares en la zona conocida como “Monte Grande”, de la provincia de Buenos Aires. Elisabeth fue asesinada con disparos por la espalda, desde muy corta distancia. Las balas le destruyeron el corazón, según comprobaron médicos legistas de Tübingen.

El 26 de mayo de 1977 el general Carlos Guillermo Suárez Mason, Jefe de la Primera Zona del Ejército, que incluía Buenos Aires, informó públicamente que “en un enfrentamiento entre guerrilleros y cuerpos de seguridad han muerto 16 subversivos”. El general Suarez Mason publicó la lista de los “guerrilleros muertos”, 12 hombres y 4 mujeres, entre ellas “Isabella Kasermann”. El 4 de junio un médico de confianza de la Embajada alemana en Bs. As. comprobó que el cadáver de “Isabella Kasermann” tenía balazos por la espalda, y correspondía a Elisabeth Käsemann.

Los cuerpos de las víctimas de “Monte Grande” fueron ocultados dos semanas después del asesinato. Recien el 6 de junio de 1977 el gobierno militar reconoció oficialmente la muerte de Elisabeth Käsemann. Unos días antes, el 4 de junio, el oficial inspector Carlos Eulogio Castro, había efectuado un “Reconocimiento Médico- legal” del cadáver de Elisabeth Käsemann, firmando, bajo presión militar, un informe falso, que él no había elaborado. Investigado administrativamente el oficial Castro declaró que procedió así, por encontrarse bajo presión militar, y que además hizo el reconocimiento médico en condiciones de precariedad, ya que se carecía de luz suficiente y de aparatos de Rayos X. Además declaró que no contaba con los instrumentos médicos adecuados para realizar las pruebas sobre las causas de su muerte.

Los organismos de derechos humanos y la Iglesia Evangélica de Alemania habían estado reclamando mas de un mes por la liberación de la hija del profesor Käsemann. El 26 de abril de 1977, cuando habían testimonios de que Elisabeth se encontraba como prisionera de la dictadura argentina, la Obra Diacónica de la Iglesia Evangélica solicitó al Ministerio alemán de Relaciones Exteriores que la Embajada alemana en argentina presentara un habeas corpus a favor de ella, propuesta que fue ignorada por la diplomacia alemana. También hay informaciones confiables acerca de exigencias de dinero por parte de los militares argentinos, como pago de “rescate” de Elisabeth Käsemann, mientras ella se hallaba prisionera.

“Elisabeth dio su vida por la libertad y por más justicia en un país amado por ella. Unidos firmemente a sus sueños, soportamos nuestro dolor con la ayuda de Cristo y no olvidamos la bondad y la alegría que ella nos proporcionó en la vida”, afirmaron sus padres el día del entierro en el cementerio de Lustnau, cerca de Tübingen.

Lafleur, Gustavo HoracioGustavo Horacio Lafleur

“Tato” Lafleur nació el 20 de octubre de 1944 en nuestra Capital. Hijo de un escritor y una docente. Comenzó una intensa acción de ayuda social a través de los grupos católicos que integró. El contacto con los desposeídos lo fortaleció en su fe peronista. Con tan solo 17 años de edad, fundó con otros pibes, la Agrupación Juvenil de Estudiantes Secundarios (AJES). El año 1963 lo cuenta entre los fundadores de la Juventud Peronista Revolucionaria (JPR) junto con Eduardo Salvide. Un año más tarde será co-fundador del quincenario “En Lucha”. “Tato” será ladero, compinche y amigo de Gustavo Rearte en la Juventud Revolucionaria Peronista (JRP) de aquellos años ’60, organización que absorbe a la JPR antes citada. Su perfil teórico e ideológico, era también uno de sus fuertes, a punto tal que para 1968 daba clases  sobre peronismo revolucionario en forma clandestina en el sótano de un edificio céntrico. Era maestro mayor de obras y hasta concurrió al primer año en la Facultad de Arquitectura. Su inquietud intelectual lo llevó a ser partícipe del Centro de Estudios “Theilard de Chardin” organizado por la revista “Cristianismo y Revolución”. Recibió instrucción militar guerrillera en Cuba. Volvió a la Argentina para iniciar la lucha armada. Fue uno de los fundadores del “Grupo de los Sabinos” (por el “Negro” Sabino Navarro) que luego conformaron los Montoneros desde su origen. Y puso todo su esfuerzo en la creación de la Juventud Peronista de las Regionales que seguía los postulados de aquella organización guerrillera peronista. Se casó con su novia de siempre, con la mina de su vida, la que siempre lo bancó: Helena Alapín. Tuvo dos hijos. En 1973, con la “primavera camporista” fue funcionario del gobierno del Dr. Oscar Bidegain en la provincia de Buenos Aires. En el ’75 con el giro antipopular y pro imperialista del gobierno de Isabel Martínez llevó adelante las Coordinadoras Obreras de Base en el Gran Buenos Aires, zona Oeste, a pedido de su organización. Fue secuestrado-desaparecido en Castelar, provincia de Buenos Aires, el 10 de noviembre de 1976.

Lavagetto, JuanJuan Lavagetto

Secuestrado el 3 de noviembre de 1976 en avenida Mitre y Maipú, junto al abogado comunista Baldomero Valera. Cerrajero de 47 años. Su apellido  paterno era Lavaletto y por un error del Registro Civil le cambiaron la g por la l.

Mendoza Calderón, Jorge

“Negro”. También “El Piura”, para hacer honor a la zona del Perú de donde era oriundo. Alumno de la carrera de Cinematografía de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Integrante del Grupo de Cine de la Tendencia Revolucionaria del Peronismo en dicho ámbito. Fue secuestrado el 5 de octubre de 1976 en calle 66 bis nº181, entre 121 y 122, La Plata. Tenía 33 años. Fue visto en los CCD Arana y El Vesubio antes de su asesinato. Lo torturaron para que contara del Grupo de Cine y dónde estaba guardado el material fílmico existente, lo que les hubiera permitido un doble objetivo: seguir individualizando militantes para su secuestro y asesinato y por otro lado una vez logrado el 100 por ciento de aquel objetivo, destruir las cintas y evitar su aporte a la historia de nuestro pueblo. “El Negro” se dejó morir sin decir nada. Las filmaciones se mantuvieron guardadas y hoy los sobrevivientes de aquel grupo de arte militante trabajan en su puesta a punto.

Musso, Pablo DanielPablo Daniel Musso

Fue uno de los estudiantes más representativos de la militancia, en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Lomas de Zamora, donde llegó a ser presidente del Centro de Estudiantes. Había ingresado en la carrera de Comunicación Social en 1972, el mismo año de su creación. Fue militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) y delegado sindical en la fábrica FIFA (Subsidiaria de AGFA) ubicada en el centro de Florencio Varela y donde laboraba como técnico mecánico. Lo recuerdan como un compañero que hablaba muy bien y que era convocante. A los dirigentes empresariales les molestaba su actitud porque organizaba a la gente a pelear por sus derechos. Sin ir más lejos, poco tiempo antes de ser secuestrado, tuvo una discusión muy fuerte con el jefe de seguridad de la empresa, que pertenecía a la Gendarmería. Además en el barrio colaboró en casi todas las instituciones en que hacía falta: la salita de primeros auxilios, la sociedad de fomento, la parroquia, la escuela. Su madre lo define como “un idealista que llevaba sus ideas hasta las últimas consecuencias; una persona que entregó hasta su vida por esa idea, y que merece que las nuevas generaciones lo tengan en cuenta”. El 25 de octubre de 1976 un grupo de tareas irrumpió en la casa de su familia (Triunvirato 475. Barrio La Perla. Temperley, provincia de Buenos Aires) y lo secuestró para siempre. Tenía 25 años. Fernando, su hermano, recuerda el trágico hecho: “Pablo me dio un beso y me dijo: cuidá a los viejos”. Fue visto en el CCD Brigada de Investigaciones de Lanús antes de su asesinato. En el expediente correspondiente a la desaparición de Pablo Daniel Musso, consta un informe confeccionado por la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPBA), en el que menciona a Musso y a Roxana Victoria D’Onofrio  como integrantes de una comisión interna de delegados de FIFA y como milicianos de la OPM Montoneros.  

Pedemonte, InésInés Pedemonte

Fue secuestrada en La Plata el 8 de octubre de 1976 cuando tenía 36 años. Trabajaba en IOMA. Su marido la rememoró como “una revolucionaria, una militante de la vida. No se dejaba doblegar, tenía mucha formación y conocimientos, fue una persona excelente, una madre excelente”.  Por su parte, Marta Ungaro, se definió como “compañera de militancia y de lucha”, habló de aquella mañana del 8 de octubre de 1976 cuando “un grupo de matones al servicio de la dictadura la arrancó de su casa”.    Inés   estudiaba veterinaria, participaba en el centro de estudiantes, tenía un hijo, un esposo, una vida. Sus compañeros de oficina, de facultad, de militancia la querían y respetaban.

Pérez, HéctorHéctor Alberto Pérez

Fue secuestrado en la casa de sus padres, a las 23.30 del 29 de noviembre de 1976. Los padres no estaban, los vecinos vieron que los secuestradores llevaban armas largas, les ordenaron apagar las luces de sus casas. Partieron la puerta de su casa y se llevaron a Héctor encapuchado. Militaba en el Partido Comunista. Héctor fue llevado a la Brigada de Investigaciones de Lanús, que está en el centro de Avellaneda, donde llevaban a los trabajadores de la SAIAR.

Reimer, Esteban AlfredoEsteban Alfredo Reimer

Nacido el 11 de marzo de 1948 en Capital Federal. Casado con María Luján Ramos, tenía una nena de un año y otro bebé en camino. Delegado Gremial y miembro de la Comisión Interna en la empresa automotriz alemana Mercedes Benz. Secuestrado-desaparecido en su domicilio de Cañuelas, provincia de Buenos Aires, un 5 de enero de 1977. Nueve hombres armados se lo llevaron luego de revisar la casa, tirar libros y discos al suelo y romper con saña una foto de Eva Perón. Sospechosamente, un día antes de su secuestro, Esteban y su compañero y amigo Víctor Hugo Ventura, habían tenido una reunión con el sector empresarial en su sede central de Avenida del Libertador, llevando una larga lista de reivindicaciones, que fueron aceptadas sin más, sin los tira y afloje típicos de estas negociaciones. Por los datos que dio un ex detenido (Adolfo Paz), María supo que su esposo permaneció en cautiverio en la Brigada de Investigaciones de Lanús. Son once en total los trabajadores de la fábrica Mercedes Benz de Cañuelas que están desaparecidos. La empresa (sospechosamente) continuó pagando los sueldos de los empleados, por diez años luego de sus desapariciones.

Rinaldi, ElenaElena Rinaldi

Fue secuestrada a los 25 años el día 2 de febrero de 1977, luego de lo cual fue trasladada al Centro Clandestino de Detención “El Vesubio”, donde fue sometida a tormentos. Al día de la fecha permanece desaparecida. Las circunstancias vinculadas con el secuestro de la víctima del presente caso, han podido acreditarse mediante las constancias obrantes en el Legajo CONADEP Nro. 1368, en el cual obra la denuncia formulada por su madre, Ana Sarlo de Rinaldi. Fue secuestrada junto a su marido, Enrique Andrés Pocetti, en su domicilio de la calle Intendente Olivieri  536 de  Quilmes por un grupo de seis a ocho personas armadas y vestidas de civil que se identificaron como pertenecientes al Ejército.

Rizzo, José ReinaldoJosé Reinaldo Rizzo

Integrante de la primera Resistencia Peronista. Era obrero metalúrgico y delegado de fábrica. Militante de la Agrupación “Mussy-Retamar” de La Matanza,  adherida a la Juventud Trabajadora Peronista (JTP).  Habló públicamente en el acto de repudio contra la burocracia sindical efectuado en la Federación de Box, el viernes 15 de febrero de 1974. Secuestrado-desaparecido en La Tablada  el 17 de noviembre de 1976, a la edad de 47 años. “Mi papá trabajaba en esta fábrica (C.E.G.E.L.E.C.) y es muy emocionante estar hoy acá, él era peronista y se lo llevaron así por defender sus ideales”, cuenta Raquel Rizzo, una de sus hijas. Se lo llevaron de La Tablada hasta la Brigada de San Justo, de ahí a Avellaneda y los restos los recuperamos en el cementerio de Villegas. Fue asesinado en Loyola y San Martín (La Tablada). En  2010 sus familiares encontraron sus restos.

Rodríguez, Eulogio SantoEulogio Santos Rodríguez

Fue secuestrado el 18 de noviembre de 1976. Tenía 30 años. Había nacido en la provincia de Chaco. Era trabajador de la empresa Yelmo.

Rude, DonatellaDonatella Rude

Nacida el 28 de julio de 1948. Italiana. Montonera. Secuestrada-desaparecida en Morón, provincia de Buenos Aires, el 10 de noviembre de 1976. Vista con vida en “El Vesubio” antes de su asesinato. De sus hermanos Fulvio y Liliana: “Deseamos rendirte homenaje, por la lealtad y valentía con que defendiste tus ideales pagando con un alto precio: ¡Tu vida! Tu recuerdo no nos abandona y nos alienta para seguir adelante. Ni olvido ni perdón. Sólo justicia”. 

Salerno, Mario EnriqueMario Enrique Salerno

Nacido el 22 de febrero de 1952 en Tandil donde se recibió de bachiller. Estudiante de 3º año de Arquitectura en la Universidad Nacional de La Plata. Proveniente de la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN). Militante de Juventud Universitaria Peronista (JUP) y Montoneros. Trabajaba en el Ministerio de Obras Públicas platense. Secuestrado-desaparecido el 5 de octubre de 1976 en la misma ciudad platense. Visto posteriormente entre otros, en los campos clandestinos de detención de Arana (La Plata) y La Perla (Córdoba). Era un tipo que no pasaba desapercibido y que era famoso en la universidad; de ahí le vino su sobrenombre de “Dueño” porque dicen que llegaba a la facultad y empezaba a mirar para todos lados y a controlar todo lo que pasaba en su ámbito. Portaba una sonrisa única que allanaba cualquier inconveniente o malentendido. Un hermoso recordatorio en “Página 12” a principios del 2000 escrito por su madre, hermanos y amigos dice: “Podrán haberte secuestrado, torturado y asesinado. Podrán haber ocultado tu cuerpo en fosas comunes o en el fondo de algún río. Podrán haberte condenado a la muerte y a tu familia al destino de no saber siquiera el lugar donde están tus restos. Podrán aún haber condenado a tu madre a pagar las costas del juicio que inició por tu secuestro, luego de que tus asesinos fueron declarados ‘obedientes debidos’ e indultados. Pero no podrán jamás borrar de la memoria de muchos, aún de muchos que no te conocieron, la calidez de tu sonrisa y tu generosidad, la transparente dignidad de una vida que encarnó el amor a los demás. Tampoco lograrán borrar la creciente convicción de que justamente en esos tiempos en que te secuestraron como a tantos otros, incluyendo también a tantos niños, se perdió por mucho tiempo la dignidad de esta sociedad, se consagró la impunidad del crimen, la inmundicia y la mentira más abyecta, y así se convalidó la corrupción más deleznable, aunque esto parece que ahora les preocupa a algunos que entonces aplaudieron a tus asesinos”.      

Vassena RaúlRaúl Vassena

Trabajaba en Nobleza Piccardo, era ingeniero Químico. Fue secuestrado en Ramos Mejía el 22 de noviembre de 1976. Tenía 36 años y 3 hijos. Su apodo era Pájaro Loco. Fue visto en El Vesubio.

Ventura, Víctor HugoVíctor Hugo Ventura

Delegado gremial en la fábrica de la empresa automotriz alemana Mercedes Benz. Integrante del Frente Mecánico Eva Perón adherido a la Juventud Trabajadora Peronista (JTP); cuyo fin era convertir el sindicato en un instrumento de los trabajadores, capaz de revertir, hacer retroceder, la situación de explotación en las fábricas. Secuestrado-desaparecido en el domicilio de sus padres en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, el 5 de enero de 1977 a la edad de 26 años.  Se sospecha fuertemente de la colaboración patronal de Mercedes Benz con la represión, en la “desaparición” de Víctor Hugo Ventura.   

Wlichky, Diana BeatrízDiana Beatríz Wlichky

La Negra”. “La Turca”. Nacida en Avellaneda, provincia de Buenos Aires, el 6 de junio de 1954. Montonera. Estudiante de Psicología. Secuestrada-desaparecida en la Estación Terminal del FF.CC. Roca (Constitución), el 24 de diciembre de 1976. Al momento de su secuestro ella estaba embarazada de 2 meses. Fue vista con vida antes de su asesinato en la Brigada de Investigaciones de Lanús, en la Comisaría 5º de La Plata, en la Guardia de Infantería de esa misma localidad, en el Regimiento de Infantería 7 de La Plata, y en el CCD “Pozo de Arana”. El 25 de marzo de 2013 se colocó una baldosa con su nombre en el colegio “Joaquín V. González” donde cursó el secundario, sito en Don Bosco, partido de Quilmes, provincia de Buenos Aires.

Delegación Federal:

Fernández, Carlos
Macsia, Hebe
Szapiro, Edmundo
Fiorito, Carlos Alberto
Ochoa, Carlos Felipe
Alonso, Marta
Borreli, Victoria
Tardivo, Irma Noemí
Galliard, Fernanda
Díaz, Bonifacio
Ardito, Nélida Beatriz

Fuentes: Roberto Bascheti, Desaparecidos ORG, fallo juicio al Vesubio, Registro Unico de Víctimas del Terrorismo de Estado de la Secretaría de DDHH de la Nación.